Ácido fosfatídico, ¿la solución definitiva para el aumento de la masa muscular?